lunes, 26 de septiembre de 2016

Reseña: Blacksad JdR: Cuando la curiosidad mató al gato

En mi casa, este es uno de esos juegos que te compras por curiosidad. Tanto Desirée como yo empezamos a echarle un ojo al cómic cuando se publicó el juego (cómic del que desconocíamos su existencia), y un buen día decidimos comprarlo por la simpatía que nos suscitaba. Hace unos días, ella se ha decidido a dirigir una partida de este juego, y como no podía ser de otra forma, me toca echarle un poco de arena encima.

Blacksad, el juego de rol es una publicación de Nosolorol creado por varios autores de la editorial y con las ilustraciones de Juanjo Guarnido (ilustrador del cómic) y arte adicional de Javier Charro. El juego pretende traernos el mundo de Blacksad, una América de los años 50 donde se desarrollan historias de género negro a través de la peculiaridad de que los personajes son animales antropomórficos. Corrupción, asesinatos, detectives privados y personas con morales en horas bajas rellenan estas historias que, si bien son un estereotipo del género, acaban con un resultado muy agradable.

Para variar, voy a intentar dividir la reseña en varios apartados para que todo se haga más intuitivo, así que allá vamos.

- Edición y apartado gráfico: la edición del libro es bonita, y Nosolorol es garantía de ello. Podremos leer el libro de forma correcta ayudados de las ilustraciones, que nos darán ese descanso tan positivo a la hora de leer un manual. El arte interior está extraído de los cómics, siendo básicamente tiras que nos contarán ciertas situaciones ocurridas en las historias de Blacksad. A tanto llega este punto que incluso te puede hacer importantes spoilers del cómic, así que una primera recomendación es que leas la novela gráfica antes de ponerte con el juego si no te gusta que te desvelen ciertas cosas.

- Reglas de juego: aquí ya me empiezo a meter en el barro. No creo que el sistema de juego de Blacksad sea malo, ni mucho menos. Es más, aún estando basado en el sistema Hitos (una bandera de la editorial), tiene cosas que me gustan bastante más que algunas del sistema del cual proviene. Para jugar, utilizaremos dados de seis caras de diferentes colores, los cuales serán básicamente negros y blancos. Siempre lanzaremos seis dados de seis caras, pero dependiendo de las características de nuestro personaje, lanzaremos más o menos dados negros, los cuales tienen un rango de resultados más proclives al éxito, mientras que los dados blancos son más neutrales. En resumidas cuentas, los dados negros representan las habilidades del personaje, y los dados blancos representan el azar, con lo cual, cuantos más dados negros, menos azar. Además, los personajes tienen unos elementos de creación algo más sencillos y crear uno nuevo nos llevará muy poco tiempo.

Sí, para aquellos que ya conocéis el juego, no me olvido de los dados rojos. Estos son otro tipo de dados que pretenden representar la tensión en esas situaciones en las que nuestro personaje actuará en contra de sus principios. El rango de éxito de estos dados también es alto, pero un resultado 1 o 6 en uno (o varios de ellos) nos harán perder un punto de Conciencia, representando que caemos sucumbimos a nuestro lado oscuro. Hasta aquí todo bien, pero el problema es lo costoso que resulta encontrar una situación en la que tu personaje se encuentre en una encrucijada moral. No sólo en la partida que jugué nadie los utilizó, sino que he oído ya que en otras partidas tampoco se han utilizado en ningún momento. Además, en este sentido el libro no es que te ayude mucho, y el ejemplo que te pone es, para mi gusto, bastante desacertado. No me parece una mala idea, pero igual a esa mecánica le hubiera dado una vuelta.

Por otro lado, parece que los creadores se han empeñado en contar algunas mecánicas de una forma tan técnica que se hace bastante liosa, pero no liosa de incomprensible, sino liosa de pensar "creo que lo estoy entendiendo, pero me lo has explicado de una forma tan complicada que tengo la sensación de que no lo estoy entendiendo". Un ejemplo de ello es la resolución de acciones, tan simple como que se impone una dificultad, y si sacas más éxitos en los dados que esa dificultad, la acción es exitosa, mientras que si tu número de éxitos es igual o inferior, no la lograrás hacer. Pues bien, en el juego te lo explicarán como que, cuando lances los dados, cuenta los éxitos que tengas y réstale al número de éxitos la dificultad, y si el resultado es 1 o más, tienes éxito. Sí, a efectos prácticos te están diciendo lo mismo, pero... ¿no había formas más sencillas? Por  otro lado, la mecánica de daño está explicada de la misma manera, pero en este caso tiene más sentido que se cuente así, así que deduzco que quisieron explicar ambas cosas con la misma estructura para darle un poco de empaque. Sin embargo, yo opino que ambas podían haberse contado de una forma más sencilla porque, al final, no es nada difícil de comprender.


Y hablando de daños, los combates implementan la nomenclatura del cómic, llamando a las acciones viñetas y a los turnos páginas. Esto podría haber estado especialmente bien si no fuera porque no tiene en absoluto ningún impacto sobre las mecánicas ni, de alguna forma, te exige jugar así, sino que simplemente le cambian el nombre. Es una pena, creo que si lo hubiesen explotado un poco podían haber hecho algo muy chulo al igual que juegos como Indalo, pero dejaron pasar la oportunidad.

Siguiendo con cosas que me parecen inútiles, el juego trae la mecánica del Instinto. Estos son una serie de puntos que tiene tu personaje y que puedes utilizar para, por llamarlo de alguna manera, sacar su lado animal y hacer algo más propio de tal, como hacer más daño, saltar más o incluso activar tus feromonas para seducir a otro personaje. Sinceramente, me parece una mecánica que está de más. Desde que leí el cómic, entendía que el hecho de que los personajes fueran animales no era sino una simbología sobre su personalidad, pero más allá de eso, que sean animales no es algo importante y no tiene más impacto. Aquí ya puedo hablar dudando ya que no soy un experto en Blacksad, pero ciertamente, esta mecánica yo no la encuentro en el cómic. Además, todas estas acciones especiales que puedes hacer a través del Instinto (llamadas Impulsos) no están supeditadas al tipo de animal que eres, cosa que hubiese visto, dentro de lo que cabe, más lógica.

Por lo demás, creo que es correcto todo. Sí que es cierto que la mecánica de heridas me costó un poco entenderla y la veo, según me dé el aire, absurdamente difícil, pero puedo tragármela.

- Ambientación y posibilidades: un juego sacado de seis cómics tiene sus limitaciones, y por mucho que intentes maquillarlas, seguirán estando ahí. El apartado de ambientación transcribe de forma útil todo lo que podemos ver en los cómics, haciendo una buena descripción sobre la situación social y política de los tiempos que corren en Blacksad. A partir de ahí, todo es cuestión de crear, ya que los recursos se nos irán acabando más pronto que tarde. Desde luego, no es una ambientación especialmente trabajada ya que, como decía al principio, Blacksad es un cómic muy tópico del género noir, y todo lo que nos encontraremos estará siempre, en mayor o menor medida, estereotipado. Esto no lo digo como algo malo en sí mismo, ya que este juego nos puede dar una base muy buena para desarrollar historias del género, pero no encontraremos nada demasiado especial.



- Ayudas de juego: el juego cuenta con un amplio capítulo en el que nos enseñarán las claves para narrar una partida al estilo de Blacksad. Es una ayuda bastante buena para ambientar nuestras partidas y saber cómo narrarlas. Por otro lado, tendremos a algunos personajes ilustres del cómic planteados como personajes con su ficha, pero la mayoría de ellos son difíciles de utilizar como personajes jugadores, aunque puedan valer como personajes no jugadores. Finalmente, tendremos una aventura lista para jugar, cuatro a medio hacer y algunas ideas para otras tantas.

Después de todo esto, mi valoración es mayormente buena, aunque le saco más pegas de lo que les suelo sacar a los juegos de rol en general. Lo peor de todo es que me parece, al igual que muchas publicaciones recientes de Nosolorol, que al final será otro juego del que nos olvidaremos en un tiempo (si es que no nos estamos olvidando ya de él). Para parecer una publicación pensada para ser bonita y que la compre un público algo menos habitual en los juegos de rol, está trabajado y tiene ciertas apuestas, pero no confío en que vaya a tener ningún recorrido.

VALORACIÓN: 6,5
UNA BUENA BASE... PARA OTROS PROYECTOS

Si queréis saber más sobre Blacksad, podéis visitar su página en la web de Nosolorol.