domingo, 10 de abril de 2016

#SomConUnoSeis: Mi experiencia

Vengo muy resacoso. Pero mucho. Hacía tiempo que no me quedaba tan a gusto después de pillármela tan gorda, y es que, para mí, eso han sido las SomCon Uno Seis: una fiesta.

Como casi todos sabréis ya, del Viernes 8 al Domingo 10 tuvieron lugar estas jornadas organizadas por la editorial Sombra en el Casal D'Esplai, en Valencia. Como introducción, lo primero que hay que tener en cuenta es que no son unas jornadas, en algunos sentidos, enfocadas de la misma manera que aquellas otras a las que estamos acostumbrados. Las SomCon son unas convivencias en las que los fans de los juegos de la editorial, junto con aquellos que la componen, se juntan para hablar de temas relacionados con ellos, conocerse, experimentar y, por supuesto, jugar.

Personalmente, este enfoque me ha gustado bastante y me ha ayudado a darme cuenta de varias cosas, pero sobre todo de una en especial, y es que Sombra tiene un cariño a sus juegos como pocas veces veremos en una editorial. Más allá de todo el contenido que pueda existir y de la continuidad de la que están dotados, realmente no dejo de tener la sensación de que ningún juego de Sombra está completo, siempre hay algo que contar de él. Por ejemplo, Exo es un juego que posiblemente nunca llegue a gustarme, pero tengo que reconocer que es un buen juego. Una cosa son mis gustos personales, pero la gente siente verdadera devoción por ese mundo que está vivo y en el que ellos no pierden la oportunidad de participar en él y no sólo eso, sino que es la misma editorial la que invita a la comunidad a que se implique de manera profunda. Lo mismo ocurre con los demás juegos (bueno, igual con Pangea algo menos), y la verdad es que yo me he quedado flipado de ver cómo la gente puede ser tan sumamente friki de un juego de rol. De verdad, creo que no hay muchos juegos que puedan presumir de algo semejante.

Otra cosa que me ha encantado es el hecho de ir a unas jornadas y tener la seguridad y la tranquilidad de saber que allí todo el mundo va a lo que va, que es a lo mismo que vas tú. No quiero que se me malinterprete, pero estoy seguro de que a muchos os ha pasado que, a la hora de sentaros a una charla, a un taller o a una partida, con el tiempo os habéis vuelto bastante susceptibles a la hora de mirar a quienes te rodean y pensar "¿Irán estas personas del mismo rollo que yo o sólo vienen a probar y poco más?", y en las SomCon ese problema no existe. Nunca he estado muy a favor de jornadas que cobren entrada o, simplemente, en las que haya que pagar por asistir, pero reconozco que tiene su utilidad, y es que nadie que no tenga un verdadero interés va a ir allí. De verdad, he estado bastante a gusto con el resto de asistentes.

Naturalmente, no voy a decir que todo fue de color de rosa. Hubo dos cosas que creo que requieren mejorarse, y la primera de ellas es el espacio. El sitio sólo disponía de dos salas para realizar actividades, y eso hacía que el ruido a veces fuese muy molesto. Yo soy de los que disfrutan mucho más con una actividad por sala, pero soy consciente de que no siempre se puede. Sin embargo, haber podido disponer de, aunque fuese, una sola habitación más, creo que le hubiese dado mucha más vida; por otra parte, el tema de la comida me pareció... raro. Teníamos desayuno, almuerzo, comida, merienda y cena, que no está nada mal, pero la comida no era muy allá. Supongo que por 60-70 euros no puedes esperarte mucho más, pero ya no hablo de cantidades, que no eran muy grandes, sino de calidad. El último día comimos una paella que casi puedo decir que es la peor paella que he comido nunca, y estamos hablando de Valencia.

Quisiera también señalar el estreno "oficial" de la versión beta de Indalo (sin contar las anteriores Ludo Ergo Sum, donde también se pudo jugar a este juego), la cual creo que ha estado muy bien y ha supuesto un buen reclamo para los asistentes. Además, para mí es un honor que, en una pequeña parte, haya podido formar parte de ello con un rol en vivo basado en su ambientación junto a una partida de mesa y una, como me gusta llamar, partida crossover en la que dos grupos de metántropos que comienzan por su lado acaban juntándose en una misma trama, dirigidas por Jacobo y Adrián (alias Perti). Me gustaría dar desde aquí mi más sincero agradecimiento a ambos por haber podido hablar a fondo del juego y por aguantarme cuando no puedo evitar ponerme pesado. Y es que sí, Indalo me puede. De verdad, creo que es un juego muy bueno, divertido y con una clara marca Sombra que estoy seguro que le hará perdurar en el tiempo tanto como sus otros títulos.

Finalmente, sólo me queda dar las gracias una vez más a todos los que lo han organizado y a todos los que lo han hecho posible. Espero que el año que viene vuelvan a repetirse, y sé que puede que, dado el carácter de las SomCon, parezca que repetirla año tras año le haga perder el puntito de novedad, pero creo que es importante que nos veamos regularmente y que compartamos nuestras experiencias o, simplemente, busquemos un pretexto para echarnos unas risas.

Así pues, vamos a por las #SomConUnoSiete