martes, 21 de julio de 2015

Reflexiones: Los niveles de mecenazgo: cómo apelar al ego

Cuando era pequeño, una vez me dijo mi abuela: "Imagínate que tienes dos amigos. Uno tiene cien pesetas y te da cincuenta, y el otro tiene mil pesetas y te da quinientas. ¿Quién crees que es más generoso?". Lógicamente, yo decía que el segundo, y cuando ella decía que estaba equivocado, decía que el primero. Para mi sorpresa, tampoco era éste, sino que ambos eran igual de generosos, ya que te daban la mitad de todo lo que tenían. Esta es una anécdota que recuerdo a menudo cuando en los mecenazgos veo los niveles.

En lo que crowdfunding de rol se refiere, se han establecido casi en el 100% de los casos unas líneas a seguir que, sin ofrecer una mejora del producto, hacen que algo nos resulte más atractivo, y uno de esos puntos es que, en función de lo que pagues, tendrás un reconocimiento mayor o menor. Es este tipo de cosas lo que me ha hecho preguntarme: "¿El crowdfunding es una forma de apoyo a un creador que te gusta o simplemente una pre-venta exclusiva?". Al menos yo, cuando apoyo un crowdfunding (que por cierto, es casi la única forma que tengo de hacerme con libros en papel) sigo viéndolo como lo primero, una forma de apoyo a proyectos que me gustan. Esto quiere decir que lo apoyaré con una cantidad que pueda permitirme, sin importarme tanto qué recibiré a cambio. Pero la gran pregunta en todo este tema es: "¿Es correcto ensalzar a unos y otros sólo porque tienen una economía más solvente que la de otras personas?". Yo creo que no sería capaz de hacerlo. Cuando alguien te ofrece una ayuda para que tus sueños salgan adelante, no me parece bien que en una página del manual se divida a esa gente de tal manera que todo el mundo podrá saber quiénes han pagado más y quiénes menos.

Por un lado, vamos a entender que alguien pueda apoyar un proyecto con una cantidad por lo que se le da a cambio de ello, eso es totalmente comprensible. ¿Acaso ese no es el reconocimiento suficiente que debe de tener alguien por haber aportado más dinero? Es curioso cómo, corriendo los malísimos tiempos que corren, haya formas de marketing en los crowdfunding que pretendan picar a la gente para gastar más dinero, y lo consigan. A mí me parece triste. ¿Por qué tiene que saber todo el mundo cuánto has aportado o has dejado de aportar? Lo importante debería ser tan sencillo como darles las gracias a todos por igual porque, independientemente de las cantidades, te han ayudado a llevar algo hacia adelante.

Por supuesto, este no es el único procedimiento que pretende apelar al ego. Hace poco estuvo en marcha el proyecto Triumphant!, y me gustaría que nos fijásemos un momento en el nivel Campeón Estelar. ¿Cómo mejora exactamente el producto el hecho de que el libro tenga tu nombre en la portada y una contraportada personalizada? En mi opinión, en nada, pero se puede fardar. Otro tema, quizás un paso más alejado de estos ejemplos, pueden ser esos crowdfunding en los que, en base a lo que pagues, incluso puedes tener la capacidad de tomar decisiones sobre el producto (en otras palabras, te vuelves un productor con todas las letras), y eso me parece horrible. Me gustan mucho aquellos que tienen en cuenta constantemente las peticiones de sus seguidores, pero que a esos seguidores se les dé la oportunidad de poder controlar tu proyecto legalmente y sólo a cambio de dinero creo que es un error tremendo. Hay una gran diferencia entre el creador y el consumidor, y son dos figuras que siempre he entendido que no es bueno mezclar, sí interactuar, pero no estar en la misma sala.

En definitiva, creo que aquellos que hacen un crowdfunding deberían tener algunas de estas cosas en cuenta si realmente quieren dar la sensación que debería dar un crowdfunding. No estás vendiendo, estás pidiendo apoyo, tenlo siempre en cuenta.