viernes, 23 de enero de 2015

Reflexiones: ¿Cómo empezaste a jugar a rol?

Estaba viendo la nueva iniciativa de #EpicRoleBattleofFantasy y Roberto Alhambra hace una afirmación, cuanto menos, curiosa: "Hable con quien hable, todos empezamos con D&D, con MERP, incluso con RuneQuest", algo tremendamente acertado que me ha dado la idea de crear esta entrada y de invitaros a los demás a que también la hagáis: ¿Cómo empezaste a jugar a rol?

Si bien es cierto que comencé a conocer lo que era el concepto del rol en una base clásica, también digo que no lo hice con un juego de rol propiamente dicho, sino con un videojuego de rol, el Neverwinter Nights (el cual reseño en esta entrada). Quizás esto puede sonar raro, pero seguramente varias personas de mi generación han comenzado en esto por influencias similares (pues aunque la comunidad rolera no está muy acostumbrada, tengo 25 años), y éste videojuego es una forma tremendamente acertada de hacerlo. Basado en las reglas de D&D 3.0, Neverwinter Nights inyecta el factor visual que puede hacer de un juego de mesa algo más atractivo para los desconocedores. También es verdad que el Neverwinter Nights tiene pinta de que no se concibió para jugar al rol en todas sus facultades, sino que más bien estaba destinado a dungeoneo con opción de cooperativo. No obstante, su herramienta de creación ha sido lo suficientemente moldeable como para que los programadores de módulos hayan podido suplir algunas carencias que el juego tiene en este sentido.

A partir de ahí comenzó un poco todo, y sí, mayormente con D&D 3.5. Pero tengo que decir algo: no creo que nadie haya empezado con este tipo de juegos por su calidad, sino porque era lo único que había comercializado, y eso no quiere decir que sea necesariamente bueno. Personalmente, a mí me hubiera gustado poder haber empezado a jugar al rol con otro tipo de juegos que conozco ahora, o haber podido jugar con alguien que, a diferencia de todo mi grupo de amigos, conociese algo más que D&D. ¡Pero bueno! También estuve una época bastante grande sin jugar tras eso (puede que unos tres o cuatro años aproximadamente), hasta que en mi localidad se fundó una asociación que se dedicaba al rol y bueno, me llamó la atención y me metí. Ahí es cuando te das cuenta de que en la variedad está el gusto, y esa es una recomendación que haré siempre: jugad a todos los juegos que podáis, conoced, y una vez lo hagáis, quedaos sólo con lo bueno.

¡Por cierto! Quizás el proyecto mencionado en la primera línea podría haberse llamado #EpicRoleBattleofViejuno dado que asimilar que todos los juegos de fantasía son los clásicos es un error. Entiendo pues, que aunque se diga que va sobre juegos de fantasía, no se jugará a El Reino de la Sombra o al Dragon Age, ¿no? Ahí dejo eso, :).

Y poco más. Sí que me gustaría recalcar que los orígenes de uno mismo, como tan a menudo nos definen, tan a menudo no significan nada.