domingo, 14 de septiembre de 2014

Reflexiones: La importancia de las jornadas de rol

Estoy doctorado en criticar eventos roleros por la Universidad de Miskatonic, y soy consciente de que suele ser una práctica poco habitual ya que los eventos de este tipo, aunque poco a poco aumentan, los que verdaderamente valen la pena por centrarse debidamente en este hobbie siguen siendo escasos. La cosa no está para ir criticando, vamos. Además, cuando vamos a un sitio a pasárnoslo bien no nos solemos fijar más allá de poder jugar al juego que nos apetece y que sea una partida satisfactoria. Sí, nos concienciamos poco. Ahí queda esa pulla.

Pero lejos de querer meterme con lo mal que me parecen organizadas algunas jornadas de rol o lo muy mitificadas que están, hoy quiero romper una lanza por ellas y, a todo el que lea éste blog decirle: Siempre que tengas oportunidad, ve a un evento de rol.

Antes de proseguir, voy a hacer una pequeña diferencia sobre esto: no son lo mismo "eventos DE rol" que "eventos CON rol", y remarco esto porque, por desgracia, me he llevado ya algunos palos yendo a jornadas vendidas como una cosa y que resultaron ser otra muy diferente. Sin embargo, os daré algunas pistas para diferenciar un evento dedicado al rol de un evento que simplemente tenga alguna partidilla:

- En un evento de rol, hay partidas a reventar. Esto parece del todo absurdo pero cuando consultéis la programación de un evento y veáis que en tres días habrá seis partidas de rol, sospechad.
- El rol no consiste sólo en hacer partidas, y el rolero lo sabe. Jugar a rol no es lo único que sus consumidores buscan, y por ello suele ser común encontrar presentaciones de nuevos juegos, talleres o conferencias impartidas por personas de renombre en el mundillo, entre otros. Si el evento en cuestión carece completamente de este tipo de actividades, yo dudaría del protagonismo que tendrá el rol en dicho lugar.
- La presencia de editoriales en el evento es una buena pista. Veremos que algunas editoriales tendrán su presencia en forma de material enviado para sorteos o simplemente en alguna publicidad que podremos ver, pero creo que cualquier persona que quisiera organizar un evento dedicado al rol querría que al menos las principales editoriales hicieran acto de presencia (lógicamente, esto siempre quedando sujeto a la disponibilidad de la editorial para tal cosa). Además, si la editorial decide ir, ten por seguro que será porque creerá que hay un público lo suficientemente bueno como para vender algo.

Dicho todo esto, y sin ánimo de querer desvirtuar ni el mérito ni lo bien que se lo pueda pasar uno en, como los llamaba antes, "eventos CON rol", y dado que éste tampoco era el tema, quisiera compartir un poco la experiencia que ha aportado a mi vida haber viajado a sitios lejanos para asistir a eventos roleros. Aquí viene otra lista más:

- He conocido nuevos juegos. Y no sólo eso, sino que he tenido la oportunidad de poder jugarlos incluso cuando aún no estaban publicados. Lejos de que esto suponga poder fardar de nada, lo cierto es que poder catarlo antes de que salga a la venta te ayuda a tener que decidir mucho menos si quieres el juego o no.
- He conocido a gente que, de otra manera, puede que no hubiese conocido. Y créeme, aunque mi vida hubiese sido igual de placentera (o igual hasta más) si no me hubiese cruzado con ciertos individuos, de verdad que hay gente por ahí con la que vale la pena sentarte a charlar un poco, sea de rol, sea de lo que sea. Nunca sabes cuándo el conocer a una persona te puede ayudar o, simplemente, hacer un rato más ameno. O incluso puede que tengas la suerte de que esa gente perdure en tu vida.
- He viajado a sitios donde nunca había estado. Por poner un ejemplo, prácticamente nunca había pisado Andalucía y gracias a viajar a jornadas de rol pisé Huelva, Sevilla y Málaga. No es que haya hecho un gran turismo por estas ciudades (quizás más por Huelva), pero oye, siempre está bien ir a otros sitios, poder quizás hasta tener la suerte de ver algún sitio bonito, entrar un bar en el que ponen las mejores tapas que has comido... viajar es siempre una experiencia excepcional.
- He mejorado como jugador y como director de juego. Antes mencionaba que conocer gente es un buen aliciente para ir a unas jornadas, quizás tocando más el ámbito humano, pero sin duda alguna, la experiencia que nos ofrece participar en las actividades de unas jornadas de rol nos ofrecerá nuevos puntos de vista que quizás nunca habíamos contemplado. En otras palabras, aprendemos. Además, jugar siempre con el mismo grupo de amigos hace que en un punto concreto siga siendo productivo y divertido, pero cada vez aprenderemos menos porque ya conocemos a esas personas, sabemos cómo piensan, y casi casi hasta sabemos qué acciones llevarán a cabo en una partida. Sin embargo, cuando juegas con gente que no conoces en absoluto la emoción aumenta y es posible que algo del estilo de juego de esas personas nos llame la atención, quizás tanto como para querer llevarlo a cabo desde ese momento en adelante. A fin de cuentas, lo que más nos hace mejorar es la práctica.
- Siempre he llegado a casa con mil ideas tras haber ido a unas jornadas. Cuando estás jugando una media de tres partidas de rol al día durante dos o tres días, es frecuente pensar: "Después de esto, voy a estar tres meses sin jugar a rol. Qué saturación". Nada más lejos de la realidad: cuando llego a casa quiero comerme el mundo, llevar a cabo todas las ideas que me han dado las partidas a las que he jugado, quiero escribir mil juegos de rol a la vez... y todo ello por el estímulo de, simplemente, rodearte de ese ambiente. De verdad, si te gusta crear y puedes permitírtelo, no te quedes en casa. Es una orden.
- Y sobre todo... he disfrutado. Y es que, aunque tengo mucha costumbre de quejarme, en mayor o menor medida ir a unas jornadas de rol siempre suele valer la pena. Pese al cansancio, pese a lo mala que pueda ser la organización... en unas jornadas de rol, el evento lo hacen los jugadores y los directores de juego, y de ellos depende  en su mayor medida la diversión, no de lo grande que sea el sitio, ni si venden Coca Cola light (aunque cuanto mejor adaptado esté el sitio mucho mejor, eso desde luego).

Si tirase de la pluma podría dar varios argumentos más, pero lo cierto es que estos que menciono son para mí los más importantes. Espero que sepáis valorar todo esto que os digo, ya que sé que todos los que hayan disfrutado la experiencia de ir a un evento así se habrán visto identificados con, al menos, gran parte de los puntos. Por todo esto, y por mucho más, siempre que tengas oportunidad, ve a un evento de rol.